Historia de una portada

Hablemos de la portada. De lo importante que es y de, en este caso en concreto, el valor sentimental que tiene. Como ya sabéis, hace poco publiqué mi última novela: Palabra de McKenzie. Entre todas las decisiones que tuve que tomar estaba la de elegir una portada que no fuese la típica de novelas escocesas medievales. No quería torsos desnudos, ni castillos de fondo, ni espadas, ni tartanes. La quería a ella, a la protagonista. ¿Qué hacer cuando te pasas horas frente a bancos de imágenes y ninguna encaja con la que tienes en mente? Pues que decides tomar las riendas. No hay novela más mía que esta porque hasta nos encargamos de la portada. Así que permitidme que me muestre orgullosa y comparta con vosotros el proceso.

Continuar leyendo

Palabra de McKenzie

Dentro de unos días publicaré mi nueva novela: Palabra de McKenzie. Una historia de amor, pero también de honor, en la que los protagonistas lidiarán con intrigas políticas, traiciones y nobles desalmados. Pero sobre todo, contra sus propios instintos. Niall McKenzie es un hombre de honor, cuando da su palabra nada ni nadie es capaz de hacerle cambiar de opinión. Es el mejor vasallo y más valeroso guerrero del noble Robert Bruce. Sin embargo, las hermanas Campbell aparecen en su vida para volverla del revés en el peor momento político posible. Un encuentro casual, en circunstancias poco menos que incómodas, pondrá a Eryn Campbell en los brazos de Niall. Los cabellos de fuego, labios de pecado y cuerpo exuberante de la joven desatan una pasión irrefrenable en el líder del clan McKenzie que amenaza con lanzar a perder toda la contención y frialdad que lo caracterizan.

Continuar leyendo

Lo que sea pero con vosotros

He hecho lo más difícil que puede hacer un autor, que es revisar una novela suya de hace años sin cambiar la historia, pero sí, y esto no lo he podido evitar, matizar algunas otras. Gracias de nuevo por todo el cariño que he recibido a lo largo de estos años y espero que se mantenga por muchos más. Porque como dice el título del post: Lo que sea, pero con vosotros.

Continuar leyendo

Las letras al sol

Me encuentro en una especie de, como se conoce de manera común, bloqueo del escritor. Digo especie, porque no es que no escriba nada de nada, sí lo hago, pero no obtengo un resultado satisfactorio. No al menos el que yo me exijo. El esquema es el siguiente: hay algo que me preocupa, que evita que me centre en otras cosas y ese hecho alimenta mi frustración por no ser capaz de disfrutar con el proceso de escritura, como me ha sucedido siempre. Lo he notado más en esta faceta (en la de escribir) porque es donde se me exige que me concentre y deje fluir mis pensamientos.

Continuar leyendo

Del aquí y ahora al ya veremos

Una sensación extraña esta de darle al botón y que aparezca una página en blanco. Cierro un proyecto, una novela romántica histórica, que me ha aportado mucho. He aprendido muchísimo y lo que es más importante, lo he hecho mientras disfrutaba con cada palabra. Y el círculo vuelve a comenzar mientras me centro en el aquí y ahora, y de fondo se oye el sonido sordo del ya veremos.

Continuar leyendo